Ir al contenido principal

Conectados con la totalidad



Vayamos hacia donde vayamos los elementos de la estética japonesa estan siempre presentes en todas las artes y en toda cotideaneidad. A diferencia de la concepción occidental la estética japonesa se encamina más a formar una unidad con la naturaleza, a la integración, que a querer dominarla.

Esta idea de la integración aparece en el término budista kechi-en (que, literalmente, significa “sumarse” a un “vínculo“, pero denota la relación causal o función que relaciona la vida con su ambiente).

El concepto surge de la teoría del “origen dependiente”, importante construcción filosófica en el Budismo desde los tiempos de Shakyamuni. La teoría del origen dependiente sostiene que todos los fenómenos, sociales o naturales, son el resultado de sus vínculos con otros fenómenos.

Nada existe en aislamiento total; todo mantiene una estrecha interrelación. Por lo general, pensamos las interacciones desde el punto de vista espacial, pero el concepto budista es multidimensional, e incluye la dimensión del tiempo.

Ciertas formas tradicionales del arte, como la ceremonia del té, los arreglos florales, la jardinería típica, o los biombos o las puertas corredizas, no fueron concebidas como fines en sí mismas o como elementos dotados de valor intrínseco.

Su plena significación se revela sólo cuando dichos objetos se emplazan en un “espacio” sito en el corazón de la vida común y cotidiana. Su valor depende del kechi-en, de la conexión que establecen con el espacio circundante.

Ciertas formas tradicionales de la poesía japonesa, como el renga (versos ligados) o el haiku, no podrían haber cobrado vida sin un espacio donde muchas personas pudieran reunirse y, literalmente, entablar relaciones con el lugar, con sí mismos y con los versos.


En el Budismo Mahayana, el término ku (a veces traducido como vacío o vacuidad) describe la realidad de todas las cosas como derivación del kechi-en. Aún hoy existe tendencia a relacionar la idea de ku con la idea de la nada. En parte, esto es responsabilidad del Budismo y, en especial, de las enseñanzas del Hinayana. Estas doctrinas alientan una suerte de nihilismo, a través de exponer que se llega a la iluminación negando los valores mundanos.

El Budismo Mahayana sitúa el concepto de ku en un marco muy distinto de esta comprensión estática y nihilista; por el contrario, la realidad es vista como un fluir constante, es decir, como la corriente dinámica de la vida en sí.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ma y Engawa

Hoy he estado leyendo sobre los principios que rigen la cultura japonesa. Descubro con emoción que la dualidad es un contínuo y que está cercano a la religión/filosofía Taoista y pese a estar alejados de la cultura occidental son sin embargo claramente definibles.

Dualidad y espacio.Armonía, de la cual ya hemos hablado. Un universo como sistema interrelacionado en constante cambio.Los sentidos y los sentimientos son puertas de la percepción, por las que el espiritu liberado vuela.La Naturaleza a la que se acepta como modelo de sabiduría.


El “vacío”, contrariamente a las culturas occidentales, los aspectos considerados negativos como el vacío, la oscuridad, el no ser…para la cultura oriental ha desempeñado un papel decisivo. El vacío es más importante que lo lleno. La realidad de una habitación está en su espacio libre y no en los techos y muros, es ahí donde se da el movimiento, en el cual se encuentra lo intangible, los fenómenos psicológicos, las vivencias etc. Para explicar mejor …

kakekotoba 掛詞

Una peculiaridad más de la poesía tradicional japonesa:

kakekotoba 掛詞Recientemente en un taller de haiku alguien hacía el comentario sobre el uso del kakekotoba en un haiku. Como no es muy conocido el término hoy me dispongo a hacerlo un poco más asequible.
Tanto en inglés como en castellano se le traduce como “verso pivote”. Pero kakekotoba es más que eso.
Teniendo en cuenta que tradicionalmente en poesía el japonés gustaba del juego de palabras, retruécanos y demás alardes literarios, kakekotoba en el haiku no tendría por qué extrañarnos.
El kakekotoba invita a crear inusitadas simbiosis verbales, amalgamas de nombres y formas como variaciones de un caleidoscopio.
Según Haroldo de Campos:
se trata de un recurso de compresión semántica y ambigüedad poética, algo como la “palabra –valija o maletín” de lewis Carrol o Joyce.
Así, matsubara significa “pino” (matsu , pino; bara, campo), pero al mismo tiempo matsu es un verbo con la acepción de esperar.