la gran importancia de reconciliarnos con nuestro Niño Interno y desde allí orientar nuestra vida.

La auto-escucha, el silencio, la respiración, la meditación, el relax…. Hay muchas vías y herramientas para conectarnos con nuestro interior y lo que importa es que practiquemos alguna.

Este blog se inició en el año 2005, sólo estoy traspasando la información del antiguo a este...disfrutad!

jueves, 1 de abril de 2010

¿Como llegar a ser poeta de Haiku? II

Si con anterioridad analizaba algunas claves para llegar a ser poeta de haiku, como la información, el patrón, la insinuación o la sugerencia, la brevedad y la objetividad

Hoy mis reflexiones abarcan otras claves no menos importantes. Comento que es desde mi camino del haiku pues evidentemente desconozco el camino del haiku de los demás, y sobre todo por que mis reflexiones se basan, prioritariamente en habilitar un camino hacia la práctica del mismo, sin que pretenda ser el único, pero al menos el que me ha servido a mí.

El haiku también centra su potencialidad en una pausa o cesura que llamamos KIRE. Por la yuxtaposición de dos elementos o partes (con uno de los elementos abarcando las otras dos líneas del mismo) las dos partes crean una “chispa de energía” como el vacío al descorchar una botella. Los elementos de un buen haiku pueden parecer a simple vista inconexos.
Pero si permanece en el lector el suficiente tiempo notará esa reverberación. Cuando notamos esta conexión entre las dos partes, la chispa surge y con ella el momento denominado “ajá”.
Como escritor de haiku, te toca, es tu trabajo permitirle al poema tener esa chispa, ese momento “ajá” y no “perderte” en explicaciones sobre tu haiku para tu lector

Sin duda es la parte más difícil a la par que importante y a menudo, menos entendida de las características formales del haiku….muchos textos son fruto de una mala elección del momento “ajá”, pues o no ha llegado al lector, o no fue bien definido por el autor.


Desaparecen.
Frente a mi queda azul
Un cielo inmenso.

(Mar Ordóñez)



Otra clave estratégica en el haiku es la referencia estacional. En el haiku clásico esta referencia estacional se denomina KIGO para situarlo en el tiempo y para aludir a otros poemas que usan la misma referencia.

Esta es una fase también difícil pues las palabras que pueden formalmente hacer referencia a las estaciones deben ser intuitivas más que rebuscadas o eruditas. Así por ejemplo la palabra “nieve” haría referencia a invierno, “rana” podría indicar primavera.
Podemos también nombrar la estación pero lo mejor es insinuarla más que especificarla…aunque esto es un detalle menos importante.

Algunos Kigo por su especial tratamiento pueden ocasionar problemas puesto que pueden significar invierno en algunos lugares, pero verano en otros.
Si comienzas a escribir haiku, deberás ser capaz de aludir o entender las alusiones a otros haiku en el idioma que sea. Es importante, sobre todo con las palabras estacionales y usar al principio tan sólo una referencia en cada haiku (a menos que lo domines). Conforme avances y tu experiencia con el haiku sea más profunda, descubrirás que las palabras a menudo tienen asociaciones estacionales de las que podrías no haber sido consciente con anterioridad. Pero esto, llega con la experiencia, y con ella aprovechar al máximo los efectos que estas palabras producen usándolas con mimo.



Viento del norte.
La lluvia en el cristal
mientras conduzco.

(Mar Ordóñez)



Hablando de escribir con mimo, cuidadosamente…se piensa del haiku como el poema más “comprimido”. Esto no significa que sea el más breve, pero concentra mucho más en sus escasas 3 líneas que en otros textos, poemas o prosa. Esto es fruto de la técnica que anteriormente he tratado de esgrimir… al menos lo he intentado
Con objetividad, las imágenes reverberan por ellas mismas, abriendose al lector más que cerrándose con la subjetividad de una explicación.

hasta la siguiente



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario, Thanks for your comment.